Posturología Clínica

La posturología estudia la posición que el cuerpo asume en el espacio.

La estabilidad postural requiere tres procesos distintos: integración sensorial (somatosensorial, visual, vestibular), ajustes motores a través de respuestas neuromusculares coordinadas y tono muscular adecuado. Nuestra postura se modifica contra la gravedad asumiendo posiciones que deben permanecer en equilibrio muscular estático y dinámico. Ambas disciplinas tienen en común la totalidad de la evaluación, la especificidad terapéutica.

La Postura es, probablemente, el mayor Sistema Integrador del que dispone el ser humano. Actualmente, de una manera u otra, todas las disciplinas sanitarias entienden que en gran medida la salud, a cualquier nivel de funcionamiento, depende del equilibrio y que, como sistemas dinámicos abiertos que somos, son multitud los factores, las fuentes de información sensorial externas e internas, que contribuyen a permanecer dentro de parámetros de funcionalidad que nos permiten vivir.

El concepto integrador del ser humano, el estudio del captor podal, del visual/vestibular y mesodental, estructuras como la ATM, el sistema fascial o la influencia de los sistemas orgánico-viscerales en la postura, forman el núcleo de esta formación especializada, única por sus características.

Biomecánica

A realizar por el profesional de competencia

Estudio de la pisada

A realizar por el profesional de competencia

Estudio de la marcha

A realizar por el profesional de competencia

Técnica Solarte (PNL)

A realizar por el profesional de competencia

Rearmonización Postural

A realizar por el profesional de competencia