Blog

12 marzo, 2019

Las Plagiocefalias ¿un problema estético?

La Osteopatía Pediátrica como técnica fundamental de las plagiocefalias.

El término “plagiocefalia” es cada vez más conocido por los padres y el público en general, pero por lo que vemos en consulta aún no se tiene muy claro si es un problema exclusivamente “estético” o si tiene alguna implicación en el desarrollo del niño.

El cráneo de los bebés al nacer está compuesto por los mismos huesos que en un adulto, con la diferencia de que en el bebé estos huesos aún no se han soldado entre sí y están dotados de una mayor flexibilidad. Esto es así para que la cabeza se pueda deformar y los huesos puedan acabalgarse unos sobre otros a la hora de atravesar el canal del parto en el momento del nacimiento.

Estos espacios que se quedan entre los diferentes huesos se conocen como “fontanelas” y una vez cumplido su propósito inicial durante el parto, su función es permitir el crecimiento del cerebro. Si los huesos del bebé estuvieran soldados desde el inicio, el cerebro no podría expandirse. Por tanto, no os asustéis cuando veáis esa especie de “huecos” más blanditos en la cabeza de los bebés. Tienen una función muy importante que cumplir y no deben cerrarse hasta que llegue su momento.

El crecimiento del cerebro y del cráneo se produce en su mayor parte durante los dos o tres primeros años de vida,

por eso nuestros bebés, aunque adorables, son un poco “cabezones”.

 

¿Qué es la plagiocefalia entonces? Se trata de una deformación craneofacial. La hay de dos tipos, una más severa que se produce por el cierre prematuro de alguna de las suturas del cráneo. Es decir, el bebé nace con parte del cráneo ya soldado, y esto impide el crecimiento del cerebro y de los huesos hacia ese lado y produce, en compensación, una expansión de otros huesos del cráneo (el cerebro va a crecer hacia donde puede) dando lugar a deformidades que suelen ser llamativas y bastante evidentes, y pudiendo tener graves consecuencias en el desarrollo del bebé. Esto es lo que se conoce como craneosinostosis y se trata en la mayoría de los casos con cirugía y ortopedia.

El segundo tipo son las plagiocefalias posicionales. En este caso, se da también una deformación de la cabeza pero aquí las causas son diferentes. Puede darse por una posición mantenida de la cabeza, intraútero o durante el crecimiento, que aplasta un lado del occipital o bien, por una tortícolis congénita (contractura del músculo esternocleidomastoideo debida a un exceso de tracción durante el parto) que mantiene la cabeza en una posición rígida de lateralización-rotación hacia un lado, o por el uso de instrumentalización que puede producir una deformación en la cabeza que no siempre se recupera.

Este tipo de plagiocefalias puede ir de leve a severa en función de cómo sea la dismetría y las zonas que haya abarcado. También se valora el índice craneal, que es la proporción entre el diámetro transversal y el longitudinal de la cabeza. Esto nos dice si la cabeza es más ancha o estrecha, ya que esto también se considera como otro tipo de deformidad, que son la braquicefalia (cabeza muy ancha con occipital aplastado) o la dolicocefalia (cabeza muy estrecha con estrechamiento de los parietales).

Y, en definitiva, ¿cómo puede afectar entonces estas deformaciones a mi bebé? Lo primero que se puede apreciar sin ser un ojo experto, es que los huesos del cráneo no van a crecer de forma simétrica, y consecuentemente, los órganos alojados en ellos tampoco, lo que puede tener múltiples consecuencias en función de la gravedad de la lesión. Algunas de ellas serían:

  • Alteraciones del desarrollo: los hemisferios cerebrales no se van a desarrollar de igual modo lo que puede producir problemas de dislexia, de comprensión lectora y escritora, de aprendizaje, etc.
  • Alteraciones de la visión: se produce un abombamiento de un lado del frontal que puede producir un cierre de un lado de la órbita del ojo, dando lugar a problemas de visión o estrabismo.
  • Alteraciones en la mordida: el maxilar superior no crece de forma simétrica y no va a encajar adecuadamente con el maxilar inferior cuando crezcan los dientes.
  • Alteraciones auditivas: por la modificación de la forma de los temporales
  • Alteraciones respiratorias: al cerrar un lado de la cara puede haber un tabique desviado y dar lugar a niños que respiran constantemente por la boca, con vegetaciones, sinusitis, alergias, lacrimeo espontáneo, etc.
  • Alteraciones digestivas: mucha de la musculatura faríngea tiene su anclaje a nivel de la base del cráneo, por lo que una alteración en la posición de la misma puede producir problemas de deglución o de reflujo.
  • Escoliosis: la base del cráneo articula con la primera vértebra cervical, por tanto, si ésta se encuentra alterada puede transmitir ese patrón hacia la columna vertebral durante el desarrollo del niño.

Y bien, la realidad que nos encontramos en consulta es que, en multitud de casos, no hay una detección precoz de estas deformidades. Con lo cual los padres se encuentran un poco perdidos porque algunos aprecian que la cabeza de su hijo no es simétrica y esto les genera angustia pero no saben muy bien dónde acudir.

Desde la osteopatía pediátrica, hacemos primero una valoración global del bebé para determinar si es necesario intervenir o no. En caso de ser necesario, con técnicas osteopáticas craneales muy sutiles e indoloras, trabajamos todas estas deformidades craneales, quitando además las tensiones musculares para devolver los huesos del cráneo a una posición lo más simétrica posible. Asimismo, ayudamos a los padres a comprender la lesión de su hijo y la necesidad del tratamiento osteopático y/u ortopédico.

Dependiendo de la deformación que presente el bebé y del momento en que empecemos a trabajar con él así será el grado de mejoría que obtendremos. Por ello, siempre recomendamos empezar a trabajar al bebé lo más pronto posible, ya que en el momento en que las fontanelas empiezan a osificarse los huesos del cráneo van perdiendo su maleabilidad y las opciones de tratamiento disminuyen.

Terapeuta: Eva Guerra Valenzuela

Standart Posts , , , , ,
About philippus

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *